Aporta enminedas agrícolas sin esfuerzo mediante fertirrigacion y el efecto venturi

Qué es la fertirrigación y el efecto venturi

La fertirrigación es una técnica de agricultura que combina la fertilización y el riego en una sola operación. En este método, los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas se disuelven en el agua de riego y se aplican directamente al suelo y las raíces de las plantas. La fertirrigación permite una distribución uniforme de los nutrientes en el suelo, mejora la eficiencia de la fertilización y reduce la cantidad de agua necesaria para la agricultura. Además, esta técnica también reduce la contaminación del suelo y del agua, ya que los nutrientes se aplican de manera más precisa y controlada.

La fertirrigación combina la aplicación de fertilizantes con el riego para proporcionar una nutrición óptima a los cultivos.

En el caso de pequeños huertos urbanos o macetas podemos disolver la enmienda en una regadera y regar, así de simple, no necesitamos nada más.

Qué es el venturi y como se usa en fertirrigación

La fertilización y la adición de enmiendas son prácticas importantes para mejorar la calidad del suelo y aumentar la productividad de los cultivos. El uso de un venturi es una técnica que puede ser útil para aplicar fertilizantes y enmiendas en los suelos de cultivo de manera eficiente.

Un venturi es un dispositivo que utiliza la presión del agua para succionar fertilizantes y enmiendas líquidas, mezclándolas con agua y distribuyéndolas en el suelo a través de una boquilla. El principio de funcionamiento del venturi se basa en la ley de Bernoulli, que establece que la velocidad del fluido aumenta cuando la sección transversal disminuye, lo que genera una zona de baja presión en la que se succiona el líquido.

El uso de un venturi para la fertilización y la adición de enmiendas tiene varias ventajas. En primer lugar, permite la aplicación precisa y uniforme de los nutrientes y enmiendas en el suelo, lo que evita la sobrefertilización y la acumulación de nutrientes en ciertas áreas. Además, el uso de un venturi reduce la pérdida de nutrientes por lixiviación, ya que los nutrientes son entregados directamente al suelo. Finalmente, el uso de un venturi también reduce el tiempo y los costos asociados con la aplicación manual de fertilizantes y enmiendas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso de un venturi para la fertilización y la adición de enmiendas requiere un cuidadoso seguimiento y ajuste de la concentración de nutrientes y enmiendas en la solución, ya que una concentración demasiado alta o demasiado baja puede afectar negativamente la salud de los cultivos y el medio ambiente. Además, el uso de un venturi solo es efectivo para la aplicación de fertilizantes y enmiendas líquidos, por lo que no es adecuado para todos los tipos de fertilizantes y enmiendas.

Que tipo de enmiendas agricolas se pueden aportar mediante fertirrigación

En cuanto a los tipos de enmiendas que se pueden utilizar en la fertirrigación, hay varios que se pueden aplicar para corregir deficiencias específicas de nutrientes y mejorar la calidad del suelo. A continuación, te proporciono información sobre algunas enmiendas comunes y su función:

  1. Yeso agrícola: El yeso agrícola es una fuente de sulfato de calcio que se utiliza para corregir la acidez del suelo y mejorar la estructura del mismo. El yeso agrícola reduce la compactación del suelo, lo que mejora la infiltración de agua y aire en el suelo y promueve un mejor crecimiento de las raíces.

  2. Carbonato de calcio: El carbonato de calcio es una fuente de calcio que se utiliza para corregir la acidez del suelo. También mejora la estructura del suelo, lo que promueve una mejor retención de agua y nutrientes en el suelo. Además, el carbonato de calcio mejora la actividad biológica del suelo, lo que promueve una mayor disponibilidad de nutrientes para los cultivos.

  3. Harina de basalto: La harina de basalto es una fuente de silicato que se utiliza para corregir deficiencias de silicio en el suelo. El silicio es un nutriente importante para los cultivos, ya que mejora la resistencia de las plantas a los insectos y enfermedades, y promueve una mayor tolerancia al estrés abiótico como la sequía y las altas temperaturas.

Es importante tener en cuenta que cada enmienda tiene una función específica en la mejora del suelo y la nutrición de los cultivos, y que su aplicación debe basarse en la necesidad específica de cada cultivo y suelo. Además, es importante seguir las recomendaciones de aplicación de cada enmienda y ajustar las dosis según sea necesario para evitar la sobrefertilización y la contaminación del medio ambiente.

Granulometría idonea de las enmiendas agricolas para utilizarlas en fertirrigacion

En general, las enmiendas que se utilizan en la fertirrigación deben tener una granulometría fina para que puedan disolverse fácilmente en el agua y no obstruyan los sistemas de riego. La granulometría óptima depende del tipo de enmienda y del tipo de sistema de riego utilizado. En algunos casos, las enmiendas pueden requerir una molienda adicional para alcanzar la granulometría adecuada para la fertirrigación.

Por ejemplo, en el caso del yeso agrícola, se recomienda utilizar un yeso molido con una granulometría de menos de 1 mm para evitar problemas de obstrucción en el sistema de riego. En el caso del carbonato de calcio y la harina de basalto, la granulometría recomendada es de menos de 0,5 mm para que pueda disolverse fácilmente en el agua de riego, en cualquier caso, cuanto más fina sea la enmienda, mejor, si podemos utilizar un material de 100 o 200 micras nos evitaremos problemas.

En resumen, es importante verificar las recomendaciones de granulometría específicas para cada enmienda y ajustar su tamaño de partícula según sea necesario para garantizar una disolución efectiva en el agua de riego y evitar problemas de obstrucción en los sistemas de riego.

Voltar para o blogue